Close

Como prevencionistas, ¿nos sorprenden algunos comportamientos sociales ante COVID-19?

Probablemente por deformación profesional, pero seguro que a los que nos dedicamos a la prevención de riesgos laborales se nos ha ido el pensamiento-en estos meses- a la comparativa entre determinados comportamientos en prevención de riesgos laborales y algunos de los que se han producido y están produciendo en el ámbito social durante esta época de pandemia que estamos atravesando.

Cuando intentamos aplicar de manera real y efectiva la prevención de riesgos laborales, es fácil que se nos escape lo de la “consabida mejorable cultura preventiva”. Oímos comentarios, en boca de trabajadores, mandos intermedios o directivos, como “eso no ha pasado nunca”, “resulta imposible trabajar así”, “eso es culpa de la empresa”, “los trabajadores no hacen caso”, “por una vez que no se usen los EPIS no pasa nada” , “en mi puesto no hay riesgos”, “eso es cosa de otro” y un largo etcétera que denotan las dificultades con las que se enfrenta un prevencionista con más frecuencia de la deseable. Incluso, cuántas veces se cumplen las normas delante de terceros, pero cuando nos quedamos solos las obviamos.

Traslademos esto a algunos comportamientos que se están viendo durante esta época de pandemia y veremos que no son muy distintos en su base; parece que el virus no va con algunas personas en función principalmente de la edad, se hace caso omiso de las normas o solamente cuando está la autoridad delante, parece que “a mí no me va a pasar nunca”, “que es cosa de otros”, “la culpa de todo es de los gobernantes (sean los que sean) que lo hacen muy mal”, “por un rato no va a pasar nada”, “que se cuiden los que tienen más posibilidades de enfermar” y otro largo etcétera.

Sobre todo, si lo queremos reducir, tenemos una visión cortoplacista y con total falta de sentido colectivo. Parece que no nos hemos enterado de nada.

Y todo ello encaja en notable medida con algunos comportamientos en prevención de riesgos laborales; pensemos en una empresa como si fuera un país y veremos que las diferencias entre los comportamientos derivados de la prevención de riesgos laborales y los que estamos viendo ante COVID-19 no existen. Podemos decir que somos como somos.

¿Y qué hacer? En materia de prevención de riesgos laborales ya sabemos que es necesario utilizar de modo constante estrategias de concienciación, información y formación y que los resultados caben esperarse a largo plazo. El ámbito de la empresa es más reducido y, por tanto, más sencillo pues, además, la amenaza no se percibe como tan real. El camino correcto de actuación siempre será la de actuar en bloque y con sensatez y, en mi opinión, estamos muy lejos de ello a todo nivel de la sociedad que compartimos y resulta que hasta los más pequeños nos están dando lecciones…

Pero en el caso de COVID-19 hay dos diferencias claves: la amenaza la percibimos como muy real y el tiempo para concienciar es y ha sido muy escaso. Si unimos a esto nuestro latino sentido individualista y el consiguente escaso sentido colectivo, resulta que no actuamos debidamente ni percibiendo la amenaza como real y precisaríamos mucho tiempo para concienciarnos…tiempo que no tenemos. Por no hablar de la importancia del sistema educativo en los cambios de compartamiento de las nuevas generaciones…

Seguro que no es algo propio de nuestro país, aunque posiblemente sea algo más patente. No hay más que ver, muy actualmente, las aglomeraciones en las etapas de montaña del Tur de Francia; muchas personas sin mascarilla vociferando a escasos centímetros de los ciclistas en pleno esfuerzo buscando aire…¿qué estarán respirando éstos?.

Volviendo al inicio y tratando de responder a la pregunta que encabeza estas líneas, como prevencionistas no han debido sorprendernos nada los numerosos comportamientos incívicos y ausentes de todo sentido común porque en nuestra actuación aplicando la prevención de riesgos laborales también vemos comportamientos incívicos –la prevención de riesgos laborales no deja de ser un acto de civismo– y sin sentido común a todo nivel de las organizaciones.

14 septiembre, 2020 BLOG