Close

Envejecimiento y Trabajo, ¿qué percepción tenemos?

Que la población de nuestro país está envejeciendo es algo de lo que no tenemos duda, se ha invertido la pirámide poblacional. Esto ocurre en todo el mundo occidental, pero también sabemos que en nuestro país esta situación es algo más acusada.

Sobre los efectos que ello tiene a nivel social se está hablando y escribiendo desde hace mucho tiempo, diciendo que “cada vez existe menos cotización y más personas con derecho a prestaciones”, en este caso a jubilación lo que lleva al pensamiento de alargar la vida laboral retrasando la edad de jubiliación. Es una explicación simple, pues el asunto es de enorme complejidad. pero puede ser válida como enfoque.

A ello se contrapone que las condiciones físicas y psíquicas en las que llegamos a la edad de jubilación han mejorado y, por tanto, podemos desarrollar funciones laborales durante más tiempo.

Pero, a estos efectos, ¿qué percepción tienen los trabajadores sobre su capacidad para trabajar cuando se encuentren en edad avanzada?

Prevención Integral ha realizado un análisis al respecto. Se basa en las Encuestas Nacionales de Condiciones de Trabajo de los años 2.009 y 2.015.

Si se comparan los datos obtenidos en espe particular por las citadas Encuestas oficiales, el porcentaje de trabajadores que cree que podrá realizar su trabajo a los 60 años ha pasado de un 63,83% a un 74,46% de 2.009 a 2.015 -se ha incrementado en casi un 11%- y, obviamente los trabajadores que no se ven capaces de desempeñar su labor a los 60 años ha disminuido del 36,17% al 25,54%, lógicamente el mismo porcentaje de diferencia.

Lo que habrá que analizar, entre otras cosas, es el tipo de tarea, es decir, comprobar en qué sectores es más o menos acusado este incremento o decremento en la percepción, si tiene algo que ver la situación económica padecida y sus perspectivas futuras o bien si los paulatinos cambios en los modelos de trabajo también estarán implicados y hasta qué punto.

Pero lo que parece indubitable es que la tendencia a alargar la vida laboral es clara; saber si por necesidad económica, por mejora de las condiciones físicas o psíquicas u otros factores se nos antoja mucho más complicado e, imaginamos, responderá a situaciones muy poco generalziables.