Close

¿ES UNA ILUSIÓN TRABAJAR MENOS SIN PERDER EN NUESTRA ECONOMÍA PERSONAL?

Parece que sí.
En algunos países, como Suecia o Francia, ya se han hecho intentos para disminuir la jornada sin perder poder adquisitivo…sin el éxito deseado.
En Suecia se intentó implantar la jornada de 30 horas semanales manteniendo el salario de 40. Se constató un incremento de la productividad pero el coste económico asociado resultó insostenible.
En Francia se cuestiona la semana de 35 horas que, además, no se está cumpliendo de modo efectivo.
Si el objetivo es, considerando que el trabajo es un bien escaso, repartirlo y dedicar al mismo menos horas cada uno de nosotros, el efecto podría ser cotizar menos y obligarnos a retrasar la edad de jubilación. Si a esto unimos la automatización progresiva de los sistemas de trabajo, disminuiremos el “montante global” de trabajo y habrá menos para repartir. Es decir, de todos modos, es más que posible que debamos trabajar menos queramos o no y deberemos cuestionarnos asuntos como:
¿Estamos realmente dispuestos a trabajar menos?

¿Sabemos en qué y cómo emplear nuestro tiempo libre, que se supone irá en aumento?

Desde luego, la tendencia que lleva nuestra sociedad es la de trabajar más e ir aplazando paulatinamente la edad de jubilación a la par que aumenta la esperanza de vida.
Un asunto de muy compleja resolución…
A modo de ampliación os dejamos la noticia que, sobre este tema, se publicó recientemente en el diario La Vanguardia.