Close

INFORME DE LA OMS SOBRE ESTADO SEGURIDAD VIAL EN 2015. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

A finales de 2.015 se publicó el Informe de la OMS sobre el estado de la Seguridad Vial en el mundo.
Aunque no es un asunto específico de prevención de riesgos laborales, es claro que afecta en gran medida por la cantidad de accidentes “in itinere” (aunque no todos los países los consideren accidentes de trabajo) e “in mision”. 
Las principales Conclusiones y Recomendaciones que se desprenden en el Informe de la OMS sobre Seguridad Vial en el mundo pueden resumirse en:
  • Las muertes en las carreteras permanecen estables desde 2007. Dado que la motorización crece rápidamente, la estabilización del número de muertes por esta causa puede considerarse un aspecto positivo. Para continuar avanzando es imprescindible una adecuada voluntad política.
  • La existencia de una legislación adecuada
    sobre los principales factores de
    riesgo puede ser de gran utilidad para
    reducir el número de traumatismos y
    muertes ocasionado por los accidentes
    de tránsito.
  • El incumplimiento de la legislación a
    menudo socava el potencial de las
    leyes sobre seguridad vial para reducir
    los traumatismos y la mortalidad. Se
    requiere un mayor esfuerzo para optimizar
    las actividades destinadas a hacer
    que se cumpla la ley.
  • No se ha prestado suficiente atención
    a las necesidades de los peatones, los
    ciclistas y los motociclistas, que en
    conjunto concentran el 49% de las
    muertes ocasionadas por los accidentes
    de tránsito a nivel mundial.
  • Conseguir que los vehículos sean más
    seguros es indispensable para reducir
    el número de víctimas mortales en las
    carreteras. El 80% de los países de todo
    el mundo, en particular los países de
    ingresos bajos y medios, sigue sin cumplir
    las normas internacionales básicas
    sobre la seguridad de los vehículos.
  • Los países deben mejorar
    la calidad de los datos disponibles sobre
    traumatismos por accidentes de tránsito y
    adecuar esos datos a las normas internacionales;
    deben disponer de un organismo
    rector dotado de la autoridad y los recursos
    necesarios para elaborar una estrategia
    nacional de seguridad vial, cuya aplicación
    supervisarán; y han de garantizar la
    mejora de la calidad de la asistencia prestada
    a las personas que sufren traumatismos
    por accidentes de tránsito.
Acompañamos un enlace al resumen del citado Informe de la OMS con objeto de ampliar esta información..

http://www.who.int/violence_injury_prevention/road_safety_status/2015/Summary_GSRRS2015_SPA.pdf?ua=1