Close

La adaptación a la transformación digital y la gestión de emociones por parte del líder

A nadie se nos escapa ya que nos encontramos dentro de un imparable e inacabable proceso de transformación digital en los entornos de trabajo.

Resulta evidente que la adaptación, casi diaria, a nuevos entornos de trabajo dibujados por los cambios tecnológicos es un factor de primera magnitud.

Para facilitar esta adaptación también resulta de capital importancia el papel de la dirección de la empresa en la que prestemos servicio y, en concreto, la visión de que dispongan los directivos de la misma en lo referido a la evolución tecnológica.

Pero no debemos entender el cambio como una simple adquisición de nuevos conocimientos de modo paulatino sino que, como acertadamente define Virginio Gallardo en al artículo que acompañamos, “gestionar el cambio, provocar y acelerar la innovación, es la única forma posible de impulsar de VERDAD la transformación digital, y esto es básicamente un proceso de gestión de emociones.”

 

Los profundos cambios tecnológicos en los entornos de trabajos suponen, o deberían suponer, una adaptación o modificación de los hábitos y de las maneras de gestionar las empresas, sus equipos humanos y sus personas de modo individual. Y pensemos también en un clásico de la gestión empresarial: La resistencia al cambio, cuántas veces hemos oído: Antes trabajaba mejor, ahora tardo mucho más en hacer lo mismo que hacía antes, etc, etc. Aunque también es sabido que, una vez vencida la resistencia al cambio y la salida del círculo de confort profesional, se comienzan a escuchar comentarios positivos acerca del cambio emprendido…dependerá en mucho de la actitud del líder y la pertinencia de los cambios.

Sin gestionar adecuadamente las emociones de las personas, es posible que cualquier cambio tecnológico, no solamente no consiga su objetivo, sino que suponga un retroceso en la gestión general del área en la que se haya tratado de implantar el cambio.

 

Como se exponía en líneas anteriores, el papel del directivo es básico en la definición e implantación de cambios tecnológicos. Como dice Virginio Gallardo en el artículo adjunto, el directivo debe disponer de una enorme necesidad de cambio creando, a su vez, visión, ilusión, certidumbre, reconocimiento e ideología.

 

 

Como ilustración y ampliación de esta breve opinión, acompañamos el artículo de Virginio Gallardo publicado en www.humannova.org y del que se hizo eco www.prevencionintegral.com.

http://www.humannova.org/index.php/es/articulos/liderazgo/613-gestion-de-emociones-clave-de-la-transformacion-digital