Close

La detección del estado de la integración de la actividad preventiva. Un breve enfoque práctico desde la Auditoría SGPRL

Los que nos dedicamos a la aplicación de la prevención de riesgos laborales, ya sea desde una Auditora de Prevención de Riesgos Laborales, Servicio de Prevención Propio, Ajeno, Mancomunado, desde la Administración, etc, tenemos claro que un valor importante y básico es la integración de la actividad preventiva en el normal funcionamiento de la Empresa.

La citada integración se debe comprobar y valorar por dos motivos fundamentales:

a) Es un mandato legal básico impuesto por la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales y reglamentación posterior.

b) Sin integración, la actividad preventiva será una isla dentro de la gestión de la empresa y llegará a poco más que cumplimentar una serie de documentación que traten de justificar el cumplimiento de la normativa vigente.

Pero, ¿cómo detectar y valorar la integración de la actividad preventiva en un plazo de tiempo muy corto?

El Auditor Legal en materia de Prevención de Riesgos Laborales disponde de muy poco tiempo para comprobar y valorar la integración de la actividad preventiva. Por ello, la experiencia del auditor se convierte en un valor capital en este sentido.

Desde nuestra visión como Auditores, son tres las herramientas básicas con las que se puede valorar la integración:

  1. El análisis de la situación jerárquica y dependencias funcionales de los responsables de la aplicación de la prevención de riesgos laborales en la empresa. Es normal que si la dependencia lo es de cargos directivos de nivel elevado, la integración se encontrará en mejor estado y la prevención de riesgos dispondrá de mayor peso dentro de la gestión general de la empresa.
  2. La comprobación de la distribución de la documentación preventiva a lo largo de todo el proceso de Auditoría así como la calidad de la citada distribución. No es lo mismo la simple distribución en un portal web interno que una explicación personalizada de las funciones preventivas de cada nivel y puesto, llevándolo al extremo.
  3. La realización de entrevistas a todo nivel jerárquico se configura, en nuestra opinión, como la herramienta fundamental para valorar el grado de integración de la actividad preventiva en los procesos de trabajo de la empresa. Detengámonos algo más en este apartado.

Un auditor experimentado no precisará más de 10 minutos de entrevista con cada persona para detectar el grado de conocimiento e implicación en el sistema preventivo. Las entrevistas deben realizarse desde la Dirección General, si es posible, a Directivos de los que dependan los responsables de prevención de riesgos laborales, a Delegados de Prevención y Miembros del Comité de Seguridad y Salud, a Mandos Intermedios y Trabajadores de base que no tengan implicación directa en el Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales. Y, elemental, solamente con la presencia del Auditor, tratando de crear un clima de confidencialidad que se debera respetar en todo caso con posterioridad.

Una vez realizadas las entrevistas, mediante la integración de la información obtenida (coincidencia en los planteamientos, conocimiento del sistema, implicación en el mismo, etc), sabiendo descartar la información que pudiera tener un móvil alejado de la pura aplicación de la prevención y leyendo entre líneas, un auditor experto estará en condiciones de valorar hasta qué punto la prevención se encuentra instalada o no en los procesos de trabajo de la empresa, es decir, hasta qué punto está integrada, se ajusta al mandato legal y, lo que es más importante, tiene la utilidad que tiene que tener para que a los trabajadores “no les pasen cosas”, a fin de cuentas el objetivo de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales.

9 diciembre, 2017 BLOG