Close

¿TAN MAL LO HACEMOS?

En estas semanas ha caído en nuestras manos la información que adjuntamos. Nos indica que en Alemania la cifra de accidentes de trabajo sigue bajando y lo hace ininterrumpidamente desde 1.960.
Salvando las cautelas de que el período es demasiado largo y el concepto “ininterrumpidamente” tendrá sus matices y lo que se considera accidente de trabajo no es igual en todos los países -pensemos en los accidentes in itinere-, sí debemos pensar en lo que hacemos en nuestro país para que estemos montados en una montaña rusa en lo que a cifra de siniestralidad se refiere.
Baja el empleo baja la siniestralidad, sube el empleo sube la siniestralidad, haciendo un análisis muy grueso. Pero los números indican esto.
¿Es nuestro sistema incapaz de coadyuvar para lograr una disminución más o menos constante de la siniestralidad?
¿La causa principal está en la forma de ser -generalizando y culturalmente- que tenemos en nuestro país?
Desde PREVYCONTROL estamos convencidos de que la causa principal no es el sistema, que éste “hace lo que puede” pero el español se caracteriza por ser un incomparable improvisador y en la prevención somos de los que pensamos cosas como “nunca ha pasado nada y llevo años haciendo lo mismo”, “si algo pasa sabré solucionarlo” “si no pasa nada, habré tirado mis recursos y si pasa y lo arreglo, habré ahorrado mucho”, “esto de la prevención es cuestión de suerte” y un número enorme y común de frases que los prevencionistas hemos oído demasiadas veces en boca de algunos empresarios, trabajadores, mandos intermedios…incluso después de ocurrir sucesos de gravedad…
Y volvemos a lo de siempre, ¿cómo cambiamos esto?. Es evidente que es un asunto cultural, la tan traída y llevada cultura preventiva. Y volvemos a la escuela, el sistema educativo es la base de un país, de lo que los dirigentes quieran que sea en el futuro, y la prevención debe entrar de forma rotunda y palmaria en la educación de nuestro país. En una primera fase los niños recriminarían a los padres de que lo están haciendo mal y están jugando con su vida y con la de los demás, después, esos niños serán padres y tendrán más integrada la cultura preventiva…pero es cuestión de mucho tiempo. 
Hay que empezar de forma firme y mientras, a los prevencionistas, nos toca seguir peleando en el desierto…No diría por fortuna pues es el fruto del trabajo de todos, pero van creciendo cada vez más plantas en el desierto y los oasis son cada vez más, aunque muy lentamente. El horizonte nos hace ser optimistas y llegará un momento en que nuestra siniestralidad irá en constante descenso, eso sí, sin dejar de ser españoles y conservando lo que somos en su esencia positiva.  
Al menos pensemos en lo que tenemos que cambiar cada uno en nuestra actitud preventiva. La prevención es cosa de todos y en todo lugar.

http://www.prevencionintegral.com/actualidad/noticias/2016/01/30/alemania-cifra-accidentes-trabajo-sigue-bajando-tendencia-ininterrumpida-desde-1960