Close

UNA BREVE OPINION SOBRE EL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACION TRABAJADORA Y LA PRL

Es conocido desde hace ya muchos años que la pirámide demográfica se ha invertido y, en nuestro país, esta situación es más acusada que en el resto del mundo occidental.

 

Dicha situación, como no, afecta en gran medida al mundo laboral, no solamente al sistema de público de cotizaciones y pensiones, sino al propio desempeño de la actividad laboral.

 

Tanto en aspectos físicos como psicológicos las capacidades de las personas van evolucionando y no siempre se suplen determinados déficits propios de la edad con la experiencia. Seguro que si nos ponemos a pensar, aunque sea unos breves minutos, identificaremos multitud de situaciones en las que los trabajadores han cambiado en su desempeño por el simple avance de su edad (especialmente si se trata de tareas eminentemente físicas) y no entrando a valorar en este momento aspectos derivados de la permanencia durante muchos años en un puesto de trabajo y lo que ello pudiera suponer en otros aspectos.

 

Igualmente, si continuamos reflexionando, podremos concluir en numerosas situaciones en las que el simple avance de la edad puede provocar un aumento de la siniestralidad, debido a que el normal deterioro físico de las personas suele coadyuvar con las causas normales de los accidentes de trabajo o llegar a desencadenar una enfermedad profesional que se ha ido gestando durante la permanencia continuada en un puesto de trabajo.
Por todo ello y otras situaciones que fácilmente podemos imaginar, el envejecimiento de la población trabajadora se está convirtiendo en un elemento de primera magnitud que se debe controlar para disminuir los costos económicos que conlleva una mejorable gestión de la prevención de riesgos laborales y que se termina integrando en el concepto de Trabajadores Especialmente Sensibles. Lo anterior no significa que los trabajadores se vayan “inutilizando” paulatinamente, sino que la organización ha de ser capaz de ir aprovechando de cada trabajador el máximo en función de su momento vital; la experiencia de los trabajadores es un valor que, adecuadamente bien gestionado, será muy útil a la organización. Esto encaja perfectamente en lo que siempre hemos manifestado todos los que llevamos años gestionando empresas: La empresa como organización es un ente altamente dinámico.
Comienzan a visualizarse casos de empresas que integran éste, en ocasiones, silente problema en su sistema de gestión de Recursos Humanos y de Prevención de Riesgos Laborales y elaboran procedimientos de movilidad laboral en la Empresa, tanto para aprovechar la experiencia de los trabajadores de mayor edad como para evitar siniestralidad en los mismos y los costes consecuentes.
Desde luego, nos encontramos ante un reto importante para los Departamentos de Recursos Humanos, de Prevención de Riesgos Laborales y Directivos en general, que influirá en la gestión de las empresas de todo tamaño de forma capital.

 

Acompañamos un enlace -extraído de www.prevenciónintegral.com- con dos modelos al efecto, BMW y General Motors, que nos pueden hacer pensar en lo que las grandes empresas ya están haciendo y como lo podemos extrapolar a nuestro tejido industrial, compuesto fundamentalmente por Pymes y Micropymes.

http://www.prevencionintegral.com/comunidad/blog/entre-sin-llamar/2015/12/23/dos-maneras-enfocar-envejecimiento-poblacion-trabajadora?utm_source=cerpie&utm_medium=email&utm_campaign=flash_31_12_2015